Los grupos de votantes de Florida presionan para una gran participación latina en noviembre

Muchos de los trabajadores votaron por primera vez en una elección estadounidense en 2012 y proceden de países de México y América Central como El Salvador, Guatemala y Nicaragua. Su misión es reunir a otros como ellos para las elecciones de noviembre y, esperan, aprovechar el impulso de las elecciones de 2012, cuando una nueva ola de votantes hispanos ayudó a Barack Obama a ganar el estado.

Hasta ahora, ha sido una tarea difícil, según algunos de los encuestadores.

"Es como la noche y el día cuando comparamos el 2012 con lo que está sucediendo hoy", dijo Guadalupe de la Cruz, una mexicano-estadounidense de 24 años que supervisa a un equipo de seis encuestadores. “Hace dos años, había más emoción. Pero ahora la gente tiene miedo de abrir la puerta por temor a que un agente de inmigración venga por sus familiares ".

Y no es solo así en Homestead. En la Florida, el entusiasmo entre los votantes latinos no cubanos es bajo, señalan los analistas políticos.

"La participación no va a ser tan alta en la comunidad hispana como lo fue en 2012", dijo Armando Ibarra, director de Ai Advisory, una consultora de asuntos públicos, Fox News Latino. "La reducción en la participación afectará a los candidatos demócratas más que a los candidatos republicanos".

Varios factores juegan un papel en la disminución del interés de los votantes hispanos, explica Ibarra. Por un lado, los republicanos tradicionalmente superan a los demócratas durante las elecciones de medio término. En segundo lugar, las personas que votaron por primera vez en 2012 pueden no estar completamente acostumbradas al proceso electoral.

"Su hábito de ir a las urnas no se ha consolidado a través de décadas de votación como lo han hecho los cubano-americanos", dice Ibarra. "Cuando alguien solo ha votado una o dos veces en sus vidas, esa tercera vez se vuelve más difícil".

También hay una falta de candidatos hispanos fuertes que se postulan para altos cargos. En las elecciones previas a mediano plazo en 2010, hubo una carrera en el Senado de los Estados Unidos que contó con la presencia de un joven estrella republicano cubano-estadounidense, Marco Rubio, quien capturó el 55 por ciento del voto hispano en camino a la victoria.

Este año, la carrera del teniente gobernador cuenta con un republicano cubano-estadounidense, Carlos López Cantera, y una demócrata colombiano-estadounidense, Annette Taddeo-Goldstein, pero es ante todo una competencia entre los mejores perros de las entradas, el gobernador Rick Scott. y Charlie Crist.

Aparte de eso, la única carrera de alto perfil con candidatos hispanos es el enfrentamiento en el Congreso entre los cubano-estadounidenses Joe García, el titular demócrata, y su retador republicano, Carlos Curbelo.

"A Curbelo le resultará más fácil convertir su base de votantes republicanos cubanos en gran parte", cree Ibarra. “Un gran número de votantes que eligieron a García no tenían una conexión cercana con él. Tendrá dificultades para sacarlos, especialmente durante una elección de mitad de período que favorece a los republicanos ".

Grupos como Florida New Majority tienen como objetivo aumentar las posibilidades de García al llegar a los votantes de 2012 a través de una campaña masiva de puerta a puerta.

Serena Pérez, gerente de la campaña de la Nueva Mayoría de la Florida que coordina la difusión de votantes en Homestead, dijo que el objetivo es recordar a los votantes hispanos no cubanos, así como a los haitianos-estadounidenses y afroamericanos, que García presentó un proyecto de ley de reforma migratoria que ha recibido apoyo de ambos partidos. y que ha promovido un proyecto de ley que aumenta el salario mínimo a $ 10.10 por hora.

"Nuestro objetivo es golpear 25,000 puertas", dijo Pérez, quien emigró de Ecuador a Miami en 2003. "Hasta ahora, hemos golpeado a 10,000". Todavía tenemos mucho más que tocar ".
Luego de convertirse en ciudadana de los Estados Unidos luego de la victoria de Obama en 2008, Pérez dice que ha votado en todas las elecciones locales, estatales y federales desde entonces. En 2010, se fue a trabajar para Florida New Majority.

"La participación de los votantes es una herramienta súper efectiva que nuestras comunidades pueden usar para que se produzca el cambio", dijo. FNL. "Y es en el que la mayoría de la gente puede participar".

Pérez reclutó a otros como De la Cruz, la joven méxico-estadounidense que dirige su propio equipo de encuestadores.

"Comencé a ser voluntario en 2012", dijo de la Cruz. "El problema es que la gente no sabe cómo les afectan las elecciones locales y estatales".

Nacida en Miami, De la Cruz votó por primera vez en 2012, cuando tenía 22 años. "Trabajo con una organización que ayuda a inmigrantes indocumentados", dijo. “Eso es lo que me motiva a salir y reclutar votantes. Necesitamos ser la voz de las personas que no pueden ser representadas ".

via - Latino Fox News